lunes, 20 de julio de 2009

La verdad del asunto

Voy a salir de la ficción y aclarar algo que me ha colmado la paciencia. No me he comprometido con el blog de manera importante. Y no está en mis intenciones poder hacerlo. Es más, lo he abierto por razones poco convincentes para mi gusto y al publicar algo elijo de forma muy cauta, qué es lo que me parece apto y que no, sea por las razones que fuesen. Sin embargo, me parece adecuado poder manifestar o refutar, como sea, algunas hipótesis que la gente anda por la vida sacando en relación al tema que me voy a dedicar a continuación. Y así al poder reunir varias respuestas, preguntas, teorías, suposiciones y todo lo que se le parezca a estos conceptos, facilitaré mi vida, mostrando en un lugar que cualquiera puede acceder, la verdad del asunto (por lo menos la mía).
De esta forma, tal vez llegue un día en donde ya no me encuentre ni explicando, ni respondiendo e inclusive, ni dando lástima, que en casos aberrantes, lógicamente de gente aberrante, también sucede. En las personas de este último ejemplo, parece que a veces en sus cabezas circulan jugos gástricos o flatulencias, tal vez hasta morfina tenga la mezcla, no lo sé.
Cada uno evidentemente le pone diferentes formas y hasta lo divide en diversas categorías, se podría decir. Algunos lo ven como un mito, otros como algo medio sagrado, también aparece lo extraordinario, lo magnífico, la fe, lo increíble, lo relativo, el asombro y más también. Pero pocos pueden ver el nivel de simpleza que tiene el tema mas sin dudarlo, en su mayoría lo complejizan a niveles inconcebibles.
SI, SOY ADOPTADA...
No me interesan mis verdaderos orígenes, por lo menos, no por ahora. Tal vez si tenga alguna enfermedad terminal los buscaría, aunque hoy, eso lo veo muy poco probable.
Me gustaría poder estar interesada, pero no logro hacerlo, me he esforzado y he leído lo poco que he tenido a mi alcance, papeles de adopción por ejemplo.
He escuchado historias, he preguntado lo suficiente que necesitaba saber para estar tranquila.
Mis viejos siempre me han ofrecido con gusto y perseverancia tener la posibilidad de saber más, pero nunca le he encontrado el para qué. Ojalá algún día puedo encontrarlo. Tal vez para cerrar el círculo, si existe alguno. Creo que las cosas son así y no de otra forma, justamente por algo.
Mi mamá está en mi casa, no me pregunten más por mi supuesta "verdadera madre", no sean ignorantes.
Sé que no me parezco en nada físicamente a mis viejos, pero si vieran todo el resto, casi no hay niveles de diferencia...gestos, respuestas, palabras, actitudes, etc. La conexión entre nosotros es tan fuerte que jamás lo entenderían, esta parte es en vano que lo explique. Pero si no entienden, no inventen, no tiene posibilidad de comprenderlo, no en esta vida por lo menos,es una lástima.
Sí, soy de Santa Fe, más específicamente de Vera, tal vez me vaya a vivir ahí cuando mi vida esté bastante formada y estable, lo cual falta muchísimo.
Me fascina saber que fui tan esperada, buscada y gratamente recibida. Muy pocos han tenido la posibilidad de tener esa satisfacción en la vida. Así también repercute...nada es perfecto por suerte. Así se verá que tal vez soy más caprichosa, malcriada, prepotente y frontal (no de la mejor forma), que cualquier hija de sangre, no me justifico, pero ahora empiezo a entender un poco más algunas partes de mi carácter. Demasiado amor a veces no es bueno, o tal vez demasiado amor mal distribuido y mal organizado. Puede ser que me hayan dado muchas concesiones...igual es un placer, no me extiendo en esta parte, por la dudas que ellos se den cuenta y me corten el hilo.
Mi autoestima no depende de si salí de un vientre u otro, no tengo nada que analizar, para eso están los psiquiatras y psicólogos, que siempre empiezan por el mismo lugar y terminan en cualquier otro.
Me trajeron apenas nací, ni un día más ni un día menos. Los papeles ya estaban hechos antes de que yo salga al vertiginoso mundo. Toda la educación me la dieron mis viejos, no tuve ningún momento con la niña (que eso era, una niña) que me parió, porque su único trabajo fue ese, parirme. Ni siquiera me dio mi primer comida. Y a pesar de que ella es la que me ha dado vida, mis padres son los que se han encargado desde que llegué para que la misma sea armoniosamente completa, en todo sentido, son los que me han dado la posibilidad de vivir... literalmente.
Lo único que me falta de ellos y por lo cual a veces me apeno, es no tener sus ojos claros. El resto está más que bien.
Sí, me interesa tener hijos para ver que alguien se parezca a mí, ya que no conozco a nadie que tenga mis facciones. Eso tal vez, esté en mis planes lejanos, dentro de unos diez años seguramente.
¿Desde cuándo lo sé? Desde siempre, no hubo un momento específico donde apareció la noticia. Siempre fue así, porque siempre fui así: adoptada. Sí, hubo varias explicaciones de chiquita para entender por qué no había salido precisamente del vientre de mi mamá, pero no recuerdo ninguna de forma tan completa con la que me pueda explayar ante ustedes para que se despejen un poco de sus problemas.
Sí, me encanta hacer chistes con este tema, me divierto mucho, pero me he dado cuenta, que los demás no se ríen como yo quisiera, no lo entienden, no ha entrado al imaginario colectivo todavía; y hasta los he hecho sentir mal, es decir que he provocado lo contrario a lo que era mi intención inicial. Obviamente, mis amigos me hacen bromas solos, ya les brota de forma innata, pero no son a los que justamente va dirigido este escrito.
No sé que haría si en algún momento apareciera la señora de Santa Fe, esa pregunta ya me causa mucha gracia, pero sé que siempre aparece en escena. No lo sé, probablemente la observe un rato para ver si me parezco a ella, pero luego...que se yo.
No le tengo bronca, ni rencor, al contrario, le estoy absolutamente agradecida y satisfecha por su decisión o de quien haya sido, no importa.
Sí, cuando me peleaba con mis viejos de chica (hasta los 12 años más o menos, tal vez un poco más), sobretodo con mi papá, me agarraba un bolsito de garfield y me lo llenaba de bombachas y un poco de ropa linda, amenazándolo que me iba a Santa Fe a buscar a mi "papá"...¡jaja!. Cómo me divertía con eso, pero en esos tiempos era un problema, sólo les traía dolores de cabeza. Qué excusas busca el ser humano. Yo en estos casos, se ve claramente, tenía herramientas que la mayoría no tiene. "Tan chiquita y tan manipuladora"...diría mi nona..."traete la pluma también, así te haces una lapicera". Este último comentario aparece porque soy descendiente de toba, por eso lo de india me va perfectamente bien, orgullosa de serlo.
No me molesta que me pregunten sobre el tema, no se equivoquen, lo que me molesta es no entender, por qué hay que preguntar. Tal vez alguien me pueda detallar las razones coherentes para que con mucho esfuerzo, lo logre entender. Si yo no les ando preguntando cómo es ser hijos biológicos, o si les interesaría ser adoptados. Cómo fue aquel milagro que los trajo al mundo.
Vale decir, que hay historias muy interesantes en relación a esto, que nada tiene que ver la parte interesante con los conceptos de adopción, ni biológico.
Tanta miseria en el mundo y las personas se preocupan por cualquier idiotez.
En fin, creo que no hay más que añadir, por eso voy terminando mis aclaraciones básicas. Entiendo que da para un rato más este tema, pero no sé que más puedo agregar.
Yo no debato esto, así es mi situación, nada increíble, créanlo.
Según que próximas preguntas me proponga la gente (parece una encuesta), que siempre agregan algo cada tanto, tal vez revise el escrito y lo complete luego, no lo creo.
Sin más expectativas que no tener que perder tanto tiempo, que se podría utilizar para conocer cosas más interesantes sobre mí, les dejo esta breve y humilde forma de expresión para que se les aclaren dudas e hipótesis divagantes con respecto a este asunto.
Disfrútenlo...
Escrito por Marina

2 comentarios:

  1. "No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos."

    Johann Christoph Friedrich von Schiller (1759-1805) Poeta y dramaturgo alemán.

    Besos,
    A.S

    ResponderEliminar
  2. jajaja!!! Me mataste de la risa... A medida que iba leyendo se me pasaron miles de imágenes por la cabeza, de anécdotas que hemos contado precisamente que ocurrieron después de los 12 años, este mundo está tan loco Marinita, qué los normales pasamos a ser esos espectros raros, mirados de reojo y susurrados en charlas de té de señoras...Tu autenticidad es única, una vez más reafirmo mi teoría, Te Quiero Amiga.
    Y.S.G.

    ResponderEliminar