domingo, 13 de septiembre de 2009

Nuestras manos

Y tus manos me alcanzan, te diría al oído para dejarte felizmente conforme.
El tiempo que he perdido en otras manos ha sido necesario para entender que hoy las tuyas me bastan, mas no, el día que nunca más te tenga, felices serán mis ojos al verte y recordar a tus manos. Será grato mi recuerdo. Felices nuestros cuerpos y nuestras miradas, que sin necesidad de hablarse entenderán a los lejos, lo bien que hemos hecho en no contaminar nuestro amor con cosas de las cuáles nada entienden nuestras manos.
Escrito por Marina...

No hay comentarios:

Publicar un comentario