domingo, 15 de noviembre de 2009

Introducción a ti

Ahora que, todavía me duele y todavía lo siento voy a inspirarme.
Que nada se pierda. Es la parte menos inteligente, pero la más rica y más interesante.
Ahora, que apenas empiezo a reconocer el dolor que sufren mis ojos es el momento indicado para dedicarle algunas líneas.
Pero antes de entrar en la obra de arte que será mi duelo, me caigo desmayada de un esquizofrénico dolor y le entrego respeto. Porque será el único que antes de llegar a mi pésame final, me ensenará a ver la sabiduría de mis errores.
Mi dolor no me matará ni me hará más fuerte, pero sí más sabia.
Así, tranquila me elevaré a él.
Cuando despierte, te volveré a ver. No me olvides, estaré dormida, no muerta. Aún no te vayas, todavía no te he dicho nada...

Escrito por Marina

No hay comentarios:

Publicar un comentario